“El hallazgo es parte de la investigación del CTI y de la Sijín de la Policía. Hasta ahora sabíamos de explotación sexual infantil en el Bronx, tráfico de armas y ahora se encontró lo que sería el cuerpo desmembrado de una persona", subsecretario de Seguridad, Daniel Mejía.

Luego de la intervención del Bronx, en mayo, ayer en la tarde se abrió nuevamente un capítulo trágico y macabro que envuelve a este sector de Bogotá. Tras una árdua búsqueda funcionarios del CTI encontraron partes de un cuerpo humano en una de las casas de ‘la L’.

El hallazgo se habría dado el sábado pasado con la ayuda de un informante anónimo que dio ubicaciones exactas de varias fosas comunes en la que fue la ‘olla’ más grande de drogas y delincuencia en la capital. Los restos humanos se encontraron a tres metros bajo tierra y por ahora no se sabe a quién pertenecen. En los próximos días se espera que sean identificados. La Fiscalía aseguró que habrían otros cuerpos.

El subsecretario de Seguridad, Daniel Mejía, aseguró que “el hallazgo es parte de la investigación del CTI y de la Sijín de la Policía. Hasta ahora sabíamos de explotación sexual infantil en el Bronx, tráfico de armas y ahora se encontró lo que sería el cuerpo desmembrado de una persona”.
Por supuesto, esto deja en el aire preguntas sobre la existencia de las denominadas ‘casas de pique’ y de las demás atrocidades de las que se habla se cometieron en el sector, pero que no han podido ser comprobadas. María Paulina Riveros, vicefiscal general, aseguró que continúan con la búsqueda.
“Sin duda este descubrimiento está asociado a redes de tráfico y distribución de drogas en la capital de la República y demuestran el grado de sofisticación criminal alcanzado por estas organizaciones”, añadió Riveros.


¿Cómo lo encontraron?
Según los detalles otorgados en una rueda de prensa que se dio en el búnker de la Fiscalía, el CTI conocía la información desde antes del operativo y se hizo el hallazgo mientras se demolía una de las edificaciones en la zona.


Los restos humanos se encontraron algunos metros abajo de otra capa en la que había huesos de animales que, al parecer, habrían plantado para generar una distracción en caso de que se encontrará la fosa. Por ahora, los esfuerzos apuntan a buscar en las demás estructuras e identificar a la víctima que se encontró. Riveros también apuntó “no puedo asegurar si habría o no más cuerpos en ese mismo lugar. La hipótesis es que podría tratarse de un hecho no aislado”.


Antecedentes
El año pasado, para mayo también, la Fiscalía confirmó que dos agentes del CTI habían sido secuestrados en el Bronx. Los funcionarios fueron sometidos a torturas durante cuatro horas, lo que les dejó daños psicológicos irreparables. Los agentes pudieron comprobar en carne propia, que en este sector de Bogotá podría ocurrir cualquier cosa. El debate tomó fuerza nuevamente este año cuando se conocieron videos en los que se ve cómo se llevaban a personas a edificaciones de ‘la L’ y nunca volvían a salir.

Lo mismo ocurrió con el caso de un extranjero, que entró al sector en busca de droga, pero por no tener cómo pagar fue amarrado y torturado durante días hasta que logró escaparse por los tejados de las casas. En videos, dados a conocer por la Fiscalía, también se pueden ver cómo los ‘sayayines’ sacan en hombros a víctimas de las bandas criminales que operaban en el sector.
A esto se suman otros delitos como prostitución y consumo de drogas en menores de edad, orgias y supuestos desmembramientos que se podrían comprobar en los próximos días.

PUB/LP