“Nosotros intervinimos el Bronx porque este era un centro de organizaciones criminales, porque allí se promovía el consumo de drogas, había explotación sexual de niños; no podemos tolerar que hayan republicas independientes del crimen”, Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá.

Un dilema de no acabar el tema de los habitantes de calle. El alcalde Enrique Peñalosa se reunió con el Procurador Alejandro Ordoñez, entre otros funcionarios del Gobierno y el Distrito, en una mesa de diálogo para hablar sobre la problemática que por estos días enfrenta la ciudad.

En esta ocasión el alcalde Peñalosa escuchó a los comerciantes de los barrios que se han visto afectados por los habitantes de calle, quienes le aseguraron que la entrada de su casa y comercios se convirtieron en baños públicos, entre otros desmanes que han tenido que aguantar. Sin embargo, la primera declaración del alcalde, que no cayó muy bien entre los asistentes, fue el “yo no he oído ninguna propuesta” frente al tema.

Le puede interesar: Bogotá espera una respuesta contundente del alcalde 

Peñalosa fue enfático al decir que al Bronx no van a volver y que no permitirán repúblicas independientes del crimen. “Nosotros intervinimos el Bronx porque este era un centro de organizaciones criminales, porque allí se promovía el consumo de drogas, había explotación sexual de niños; no podemos tolerar que hayan repúblicas independientes del crimen”, añadió.

Peñalosa repitió la posición del Distrito, la misma que se le escucha desde que inició la operación, y resaltó que el 40% de los habitantes de calle son de fuera de la ciudad y aseguró que esto también necesita colaboración de la comunidad, “aquí vamos de lado y lado a trabajar”, agregó.

La respuesta del alcalde ante las críticas sobre la supuesta improvisación en el operativo del Bronx es que se hizo con planificación y que se trabajó de la mano con las autoridades para intervenir la zona. “Tenemos el doble de recursos para atender a los habitantes de calle, tenemos más de 2000 cupos en los centros de atención en donde les damos agua caliente, comida, cama, peluqueada, pero lo que ha habido es que una fracción de esos habitantes  son manejados por bandas criminales y debe quedar claro que al Bronx no van a volver”, agregó.

Esta reunión no resultó satisfactoria para los comerciantes que pudieron intervenir y para algunos funcionarios a quienes aún no les queda claro cuál será el futuro y posible solución a este dilema. Tampoco se declaró la emergencia sanitaria que tanto han pedido los residentes que se han visto afectados por los actos delictivos de algunos habitantes de calle que se instalaron en zonas como el canal de la sexta.

Finalmente, el alcalde aseguró que “habitantes de calle siempre ha habido en canales y puentes de Bogotá”, otra declaración que no cayó muy bien entre los asistentes. Sin embargo, el Distrito fue claro al decir que trabajará aún más para mejorar la seguridad en esos sectores y continuarán con los programas que han adelantado hasta el momento para la atención de esta población.

PUB/LP