“Hemos recuperado a muchas personas que están en los centros del Distrito, en procesos de rehabilitación que implican asistencia de psicólogos especializados, alimentación, actividades culturales, deportivas, todo un trabajo especializado”, Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá.

96

Habitantes de calle, de los casi 200 que se intalaron en le caño de la calle 6 con carrera 30, aceptaron la ayuda del distrito, según información de Integración Social.

La Secretaría de Integración Social dispone de seis hogares de paso para la ayuda integral de los habitantes de calle, además de otros cinco adicionales que se encargan de procesos de desarrollo más avanzados.

Del Bronx a San Bernardo, La Estanzuela, Chapinero e incluso Ciudad Bolívar. Ese ha sido el recorrido de algunos habitantes de calle que residían en ‘la L’, la desmantelada olla de expendio y tráfico de drogas en Bogotá.

Ahora se calcula que más de 200 de ellos se instalaron en el caño que queda ubicado en la calle   6 con carrera 30, tras la intervención de ayer por parte de la Policía en La Estanzuela. Esta situación ha molestado a los vecinos del sector quienes le exigieron al alcalde Enrique Peñalosa que solucione de una vez lo que empezó hace ya tres meses.

Algunos habitantes de calle, que también se encuentran en zonas del centro de la ciudad, aseguraron que no hay espacio en los albergues y por eso no se acogen a los beneficios que les otorga el distrito. Por su parte, Integración Social añadió que sí hay espacio y que desde la intervención del Bronx han atendido a 2053 habitantes de calle que manifestaron venir de ese punto.

“Hemos recuperado a muchas personas que están en los centros del Distrito, en procesos de rehabilitación que implican asistencia de psicólogos especializados, alimentación, actividades culturales, deportivas, todo un trabajo especializado”, señaló Peñalosa.

Si bien es claro que acceder a esta ayuda del distrito debe ser voluntaria por el fallo de la Corte Constitucional, muchos de ellos tienen severos problemas de adicción y, según el mismo mandatario de los bogotanos, son manejados por organizaciones criminales para crear caos en varios puntos de la capital del país.

De hecho, fue hasta el martes que La Estanzuela y la Plaza España recobraron su actividad normal debido a la intervención que realizó la Policía. Según las mismas autoridades, fueron más de 500 uniformados de las diferentes especialidades que tiene la institución los encargados de retomar el control del sector que se había convertido en un foco de inseguridad. Asimismo, 300 uniformados hicieron acompañamiento para que la zona retome su actividad normal.

En el caño

Hasta el cierre de esta edición, y según información de Integración Social,   se lograron atender por lo menos a 96 habitantes de calle de los más de 200 que hay en el caño de la calle 6 con carrera 30, sin tener un dato exacto de la entidad de cuántas personas hay en ese sector, los cuales fueron trasladados a los albergues dispuestos por la administración distrital.

La semana pasada, cuando inició la demolición de ‘la L’, el alcalde Enrique Peñalosa fue claro al decir que “no vamos a permitir ningún Bronx en Bogotá”. Sin embargo, los residentes de los sectores de la ciudad que se han visto afectados por este fenómeno manifestaron que el trabajo que se ha realizado en los últimos meses fue improvisado.

Fallo de la Corte Constitucional

El fallo del 2015 de la Corte Constitucional le exige al Estado proteger y ayudar a los habitantes de calle, pero son ellos quienes deben decidir de forma voluntaria si acogerse o no a estas alternativas.

La administración distrital anunció que le pedirá a la Corte revisar esta decisión para que la intervención sea más especializada. Sin embargo, deben revisar las herramientas legales para hacer esta petición.