La cifra

Entre 60.000 y 80.000 millones de pesos se ahorrarían en compra de insumos con la Unidad de Apoyo Logístico.

Sobre los Centros de Atención Prioritaria

Se espera es que sean 40, como se tiene planteado en la reforma y van a estar ubicados en todos los barrios de la ciudad.

 

Son centros que tienen medicina especializada, laboratorios, farmacia, entre otros, y deben funcionar entre seis de la mañana y nueve de la noche, incluidos sábados y domingos. Esto para facilitarle las cosas a la gente y evitar que tengan que ir a largas filas en urgencias. 

¿Por qué la decisión de prorrogar la emergencia sanitaria?

Lo primero es que la emergencia se fijó en febrero de este año y básicamente el fundamento para hacerlo fue el hacinamiento en el servicio de emergencias como en el caso del hospital de Kennedy, que tenía un hacinamiento de más del 300%.

Esa medida lo que permitió y lo que permite hacia delante es hacer traslados internos de recursos para poder disponer entonces de recursos más fácil, para hacer unas adecuaciones, permite hacer traslados de personal de un lugar a otro para cubrir servicios.  

¿Y la reforma, que ya fue aprobada en el Concejo, en qué consiste?

La reforma tiene varias cosas. La primera de ellas, la más importante, es que en vez de seguir existiendo 22 hospitales, separados cada uno por aparte, compitiendo entre sí, vamos a tener una sola red que opera con cuatro gerencias. Una gerencia en el Norte, una en el Sur Occidente, una en el Sur y otra en el Centro-Oriente, eso significa que vamos a tener entonces una sola institución.

Anteriormente, para que se entienda qué significa para el usuario,  usted iba a un hospital de primer nivel y necesitaba una consulta especializada o una cirugía, pues lo tenían que remitir al segundo o al tener nivel y eso significaba entonces una nueva factura, una nueva autorización, una nueva orden de servicios, vaya a la EPS, pida la orden. Ahora ya estamos en una sola red, es decir que, pasar un paciente de primer nivel al tercer nivel es como pasarlo del primero al tercer piso,   ya no hay que pedirle autorizaciones a Capital, que es la queja más grande que se tiene hoy por parte de los usuarios.

El segundo punto de la reforma es organizar unidades especializadas, es tener, por ejemplo, una unidad especializada para manejo de pacientes quemados, una unidad para manejo de pacientes cardiovasculares en el Hospital de Santa Clara que es donde pensamos que debe estar, por solo mencionar unos ejemplos. Como está hoy está repartido por todas partes, es un reguero.

Tener los Centros de Atención Prioritaria (…) y una Unidad de apoyo logístico para que, en vez de seguir comprando los hospitales, cada uno por aparte, su pedacito, a través de esta unidad se hace la negociación y se compra para todos.

¿Ya entró en vigencia?

La reforma fue sancionada por el alcalde el 12 de abril, y la misma reforma establece, y que aprobaron los concejales, que tiene un año de plazo para que esté completamente implementada. Nosotros empezamos el 12 de abril con los procesos administrativos (…) Todavía no ha empezado en forma, pero para los pacientes lo que hemos hecho está a través de la emergencia sanitaria y, por eso mi crítica de, ¿cómo van a decir que la reforma fracasó si ni siquiera ha empezado?

¿La mejora de hacinamiento se presentó en todos los hospitales?

Se vio en los hospitales que estaban más hacinados. El Distrito tiene 22 hospitales, casi cinco son de alta complejidad o tercer nivel, hay cuatro más de segundo nivel y básicamente el hacinamiento estaba en esos nueve hospitales. En el resto de los hospitales no había prácticamente hacinamiento sino que la ocupación no llegaba ni al 30%.

¿Qué responde a las denuncias de faltas de insumos en algunos hospitales?

El proceso de compra de insumos y de negociación con los proveedores es un proceso que venimos renovando.

Ustedes no saben que Capital Salud tiene una deuda con los hospitales de 200.000 millones de pesos y que cuando se dio el cambio de Gobierno pues, ante la incertidumbre, sobre la liquidación de Capital Salud y de que no le iban a pagar esa plata a Capital Salud pues varios de los proveedores dijeron que no seguían despachando hasta que les pagaran la totalidad de los recursos algo que es muy difícil porque todavía no tenemos aprobados los recursos para cumplir con estas obligaciones y eso ha llevado a tener dificultades y circunstanciales   en algunos momentos y en algunos lugares, no en todas partes, de insumos hospitalarios pero la verdad es que, al entrar en operación la red, por ejemplo, si hace falta algún tipo de insumos en el Hospital de Simón Bolívar, cualquier otro hospital de la red que los disponga se los puede prestar.

Es cierto que algunas personas, y yo diría que algunas de ellas de manera malintencionada, salen a decir que falta un insumo pero no dicen que el insumo lo tiene otro hospital y que eso se suple y se soluciona rápidamente.

¿Qué tan cierto es que personal de los hospitales e, incluso, pacientes han tenido que poner dinero para comprar insumos?

Eso es completamente falso. Yo vi una denuncia que hizo un supuesto paciente de espaldas, cubierta la cabeza y eso no es verdad. Es más, esa persona que hizo esa denuncia no es ningún paciente, es un miembro de uno de los sindicatos.

¿Se han cerrado servicios en los hospitales o se van a cerrar?

Para nada. No vamos a cerrar ningún servicio, ni hemos cerrado, ni vamos a cerrar. Por el contrario, hemos empezado a brindar más servicios, especialmente de consulta especializada, en lugares donde nunca antes habíamos tenido especialistas.

La ventaja de actuar en red es que ya por ejemplo, os especialistas, y de hecho, ya está sucediendo, los pediatras del Hospital El Tunal están yendo a hacer consulta a Vista Hermosa, donde nunca antes había habido especialistas porque no se tenía esa posibilidad. Por el contrario estamos mejorando los servicios.

¿Qué se está haciendo frente al tema de las ambulancias?

Frente al tema de las ambulancias, este lunes vamos a tener un debate donde vamos a mostrar todas las cifras.

Las ambulancias que tiene Bogotá, me refiero a las ambulancias públicas, que son 130, son suficientes para atender la demanda que se presenta en Bogotá. La dificultad que tenemos es el tiempo de respuesta y eso sí hay que reconocerlo y son tiempos de respuesta muy altos para el estándar que se debería manejar en estos temas, por encima de 12 o 15 minutos, cuando debería ser por debajo de 10 minutos.

Esto se presenta básicamente no por la falta de ambulancias, sino por el desplazamiento y las dificultades de desplazamiento en Bogotá. Entonces nosotros estamos proponiendo como medida aumentar el numero de motocicletas medicalizadas con personal de salud, que se desplacen mucho más rápido. Hoy tenemos cuatro motocicletas pero esperamos llegar a 30 motocicletas.

El problema de un paciente en una urgencia no es tanto que llegue la ambulancia rápido sino que se le presten los primeros auxilios y eso se puede lograr con una moto con personal paramédico. Puede llegar mucho más rápido a estabilizar el paciente y si se requiere el traslado en ambulancia, ya después de que está estable pues ya la ambulancia vendrá más tarde.

¿Por qué motos y no ambulancias?

Porque si yo aumento el número de ambulancias no voy a mejorar el tiempo de respuesta, porque el problema es el tiempo de respuesta y el tiempo de respuesta se presenta por la dificultad de desplazamiento en Bogotá, por las congestiones, por el tráfico.

Entonces aumentar el numero de ambulancias primero, no es necesario, y segundo pues no iríamos a impactar en el problema que es el tiempo de respuesta.

Para el número, por ejemplo, de solicitudes de ambulancia que se presentaron el año pasado, con estadística del año pasado, no necesitaríamos sino 100 ambulancias y nosotros tenemos 130, pero los tiempos de respuesta son muy largos. En ese sentido, es que consideramos que nos pueden ayudar las motocicletas.

¿Cuál es el objetivo que tiene su cartera para final de este año?

Para el primero de agosto van a entrar en operación formal las redes que es una de las críticas, ni siquiera ha empezado la reforma y ya están diciendo que fracasó.

Igualmente, para mediados o finales de agosto, aspiramos poner en funcionamiento diez Centros de Atención Prioritaria; dos de ellos van a estar ubicados en el San Juan de Dios, o sea es, digamos un hito, en los servicios de salud, porque vamos a reabrir el San Juan de Dios, de manera muy distinta a cómo lo planteó la Alcaldía anterior.

Nosotros vamos a abrir dos Centros de Atención Prioritaria, uno para pacientes con cáncer y otro para pacientes crónicos y aspiramos para, más o menos, finales de octubre, cambiar el mecanismo de paso en la contrataciones de Capital Salud y la red de hospitales del Distrito y esto, aunque es una medida administrativa, pues tiene un impacto muy grande porque eso va a permitir disminuir las autorizaciones en más del 50%. Esas filas que se están viendo hoy para autorizaciones, van a disminuir en más de un 50%.

Nosotros esperamos poner en marcha el Centro Distrital de Ciencia, Innovación y Biotecnología que es un instituto que va a producir tejidos como hueso, como cornea, además va a producir sangre y derivados. Vamos a empezar a trabajar y ese instituto empieza a funcionar oficialmente a mediados de octubre.

Igualmente en octubre vamos a poner la Unidad de Apoyo Logístico y esperamos que para finales de este año ya estén unificados los software de las cuatro redes y entonces ya tengamos una sola plataforma digital para poder pasar al paso siguiente que es subir las historias clínicas y las citas médicas a un solo lugar donde la gente puede consultar su historia clínica desde un solo punto.

Esperamos que se nos aprueben los 124.000 millones de pesos que están en el cupo de endeudamiento para que con eso saldemos todas las deudas que tienen los hospitales con los proveedores y con esto desaparece por completo ese fantasma de la falta de suministro en las instituciones hospitalarias.