“La universidad de la vida es la calle y lo que no aprendió en ella, se aprende en esos centros porque uno comparte con delincuentes. Además meten droga y uno termina fumando de todo”, Carlos, quien estuvo en los centros de ayuda del distrito.

Carlos* está en la cárcel pagando una condena por hurto a residencias o “por apartamentero”, así dice él. Antes de llegar a uno de los patios de la Picota en Bogotá pasó por el Bronx y San Bernardo, ‘metía’ marihuana y otras cosas que prefiere no nombrar “usted se debe imaginar qué son”.

Carlos asegura que pasó por dos centros de ayuda del Distrito y estuvo en una finca en un pueblo cercano a la capital del país, “pero eso no sirve de nada, si usted no tiene voluntad no sirve”. El joven, que espera un año para salir de la cárcel, asegura que es allí donde se ha recuperado, “porque este es un patio en donde lo tienen todo controlado y si lo ven a usted metiendo marihuana o algo de eso lo castigan”.

El joven comentó que a pesar de haberlo intentado varias veces se escapaba. “De todos los centros  en los que estuve, me escapé. De la finca donde me metieron me escapé y me vine a pie. Yo no me aguanté eso porque allá no lo ponen a hacer nada a uno, todo el día nos sentaban en una silla y aguantábamos calor. Lo mismo pasa en esos centros del distrito... por lo menos cuando yo estuve no hacían actividades ni nada”, agregó.

Carlos comenta que salió peor de estos centros de ayuda porque se comparte con otros delincuentes, “la universidad de la vida es la calle y lo que no aprendió en ella, se aprende en esos centros porque uno comparte con delincuentes. Además meten droga y uno termina fumando de todo”, enfatizó el joven que espera terminar de cumplir su condena.

Decidió comportarse bien en el pabellón donde está para salir más rápido. Carlos aún no se decide por lo que va a hacer cuando salga de la cárcel, “yo quiero estudiar, pero es que desde los siete años trabajo, ¿si me entiende?, entonces no sé si sirva para una universidad”, concluye.

*Carlos nos pidió que cambiaramos su nombre para dar su testimonio.

PUB/LP