Jonathan Vega, quien atacó con ácido a Natalia Ponce de León fue condenado este jueves a 21 años, 10 meses y 15 días de prisión por el juzgado 37 conocimiento de Bogotá.

El juez que dictó la sentencia rechazó el argumento de inimputabilidad debido a una posible inestabilidad mental que había presentado la defensa del acusado por el ataque cometido el 27 de marzo de 2014 en el barrio Batán, localidad de Suba.

Aunque el juzgado reconoció como verídica la esquizofrenia de la que sufre Vega, y con la cual la defensa buscaba que fuera declarado inimputable por el ataque a Ponce de León, los videos, análisis psiquiátricos y médicos, y testimonios suministrados por la Fiscalía determinaron que el ataque con un químico corrosivo a la joven fue premeditado.

La Fiscalía determinó que varias decisiones de Vega en los días alrededor del 27 de marzo como la de adquirir el químico, acercarse a su casa e identificarse como Bernardo Londoño, exnovio de Ponce, para poder hacer que esta se acercara a la portería del edificio en el que residía y poder atacarla.

Vega habría considerado comprar una pistola y matar a Ponce antes de decidirse en un ataque con ácido, según el testimonio que dio el psiquiatra a la Fiscalía, quien además especificó que el agresor habría actuado bajo la influencia de drogas pero mantenido el control de sus actuaciones.

Después de la agresión que le desfiguró su rostro, Ponce de León se ha convertido en una de las más importantes activistas a favor de las víctimas de ataques con ácido, a tal punto que la ley que endurece las penas para los atacantes con productos químicos se conoce como "Ley Natalia Ponce".

Cabe resaltar que Vega no fue juzgado con la ley que provocó su ataque, debido a que este fue anterior a la fecha de promulgación de la misma. Si hubiera sido con la "ley Natalia Ponce", su pena hubiera podido ser hasta de unos 40 años de cárcel, en lugar de los 262 meses que finalmente fueron impuestos como su pena privativa.