Luego de una investigación adelantada por el grupo élite de la Policía de TransMilenio, conformada por hombres y mujeres de la institución encubiertos, se logró en las últimas horas la desarticulación de bandas criminales dedicadas al hurto mediante la modalidad de cosquilleo.

La banda delincuencial, que estaba conformada por seis policías que fueron capturados, robaba celulares de media y alta gama en las estaciones Ricaurte, San Facson, Sabana, Universidad Nacional, CAD, Campín, Banderas, Calle 26, Profamilia, Calle 45, Marly, Calle 57, Calle 63, Calle 72, Calle 76, y los portales de Américas y Suba. Principalmente cometían los delitos entre las 5:00 a.m. y 8:00 a.m., entre las 11:00 a.m. y 3:30 p.m., y entre las 4:00 p.m. a 7:00 p.m. donde había mayor afluencia de usuarios del sistema.

Ocho de los capturados fueron en flagrancia, mientras que los demás fueron mediante orden judicial. Según establecieron los investigadores de la Policía, estas estructuras criminales aprovechaban las aglomeraciones de usuarios en horas pico, ubicándose en las puertas de acceso de los articulados, donde los despojaban de sus pertenencias, especialmente de dispositivos móviles y otros objetos de valor.

De esta misma manera, seleccionaban a sus víctimas utilizando gestos entre ellos mismos buscando personas que estaban distraídas o que llevaban sus pertenencias a un mayor alcance para hurtarlos en el menor tiempo posible, sin llamar la atención de las autoridades y de los demás usuarios. Una vez cometían los hurtos, huían en vehículos de servicio público taxi con dirección al centro de la ciudad donde se disponían a comercializar los elementos robados.

Los policías implicados ya fueron retirados de la institución por faltar a los principios del código de ética y al honor policial. Ahora estas personas tendrán que responder ante la Fiscalía General de la Nación, por los delitos de cohecho propio en concurso con hurto agravado y concierto para delinquir.

PUB/LP