Gloria Stella Díaz, concejal de Mira, denunció que en el caño de la sexta con 30 hay un nuevo 'gancho' encargado de la droga y venta de estupefacientes que hasta ahora no se habría indentificado.Algunos habitantes de calle son manipulados por esta organización criminal para delinquir en el sector.

“Esta es una cuestión delicada que va aumentando cada día y la Secretaría de Integración Social inyecta e inyecta plata y de rehabilitación nada”, Manuel Montenegro, vecino del caño de la calle sexta.

“Que Peñalosa ponga la cara y se pronuncie” esa es la sentencia de los vecinos del caño de la sexta con 30 que ya están desesperados por la situación que están viviendo desde hace dos semanas con los habitantes de calle.

Vecinos aseguran que la puertas de las casa son baños públicos, algunos comerciantes han tenido que reforzar la seguridad de sus locales porque han intentado saquearlos y que a plena luz del día se presentan asaltos con puñales.

Uno de sus representantes, Manuel Montenegro, le comentó a PUBLIMETRO que “esta es una cuestión delicada que va aumentando cada día y la Secretaría de Integración Social inyecta e inyecta plata y de rehabilitación nada”. Asimismo, comentó que la inseguridad es cada vez más grave e incluso a muchos de los residentes de la zona los han asaltado entrando a su propia casa.

Manuel no es el único en denunciar. La concejal del Mira, Gloria Stella Díaz, aseguró que en el caño de la sexta se instaló un nuevo gancho que tiene dominada esta zona con la venta de estupefacientes, “nos dimos cuenta luego de un trabajo de investigación que hicimos durante una semana. Tenemos videos y fotos de lo que se hace en el caño e identificamos una papeleta de bazuco, que parece ser de un gancho que no conocíamos o no se había identificado, por lo menos yo no tenía conocimiento, y que se reconoce por un logo en forma de sombrero verde”, comentó la cabildante a este medio.

La denuncia de Díaz no dista de lo que comenta Manuel como representante de algunos residentes del barrio, pues asegura que “se tomaron ese caño y ahí venden su droga delante de todo el mundo. Hicimos unos compromisos con la Policía para que no los dejaran entrar al barrio, pero igual no sirve de nada”, enfatizó.

Tras el anuncio del distrito de invertir 162.000 millones de pesos y luego de presentar el nuevo programa de atención integral para los habitantes de calle, los residentes de los sectores cercanos al caño de la sexta creen que esto no es suficiente y que el alcalde Enrique Peñalosa debe ponerle la cara al asunto.

De hecho, Montenegro comentó que en la pasada administración de Enrique Peñalosa “pretendieron instalar un albergue de habitantes de calle en el barrio Eduardo Santos y la comunidad sacó a piedra al alcalde porque no lo podían permitir. Las vías de hecho que usaremos en la actualidad es la de bloquear vías, porque es la única forma en la que nos pueden escuchar”, agregó.

¿El nuevo Bronx?

PUBLIMETRO pudo constatar que en el caño de la sexta con carrera treinta hay poca presencia de las autoridades, algo que preocupa a la comunidad porque se sienten desprotegidos. “Logramos detectar cómo los habitantes de calle salen y entran del caño, y venden a los transeúntes que pasan por ahí la droga. La Policía está en la superficie, pero no ingresa y no se da cuenta de lo que pasa, no requisan,   así como las autoridades del distrito. También evidenciamos cómo venden y cuál es el precio de la ‘bicha’ de bazuco”, comentó Gloria Stella Díaz, concejal del Mira.

Sin embargo, añadió que estos capos o mafias manipulan a los habitantes de calle y no hay control. “Ese es un territorio sin ley y sin control, y se están presentando esos fenómenos que se daban en el Bronx, en San Bernardo y Cinco Huecos”, agregó Díaz. Por ahora, los bogotanos le piden una solución definitiva al distrito antes de que la situación sea más grave.

PUB/LP