Los hechos ocurrieron en Soacha Cundinamarca, cuando el sacerdote William Lavado, párroco de la iglesia del barrio Luis Calos Galán, fue atacado a golpes por unos hombres que estaban borrachos.

La versión entregada por parte de la Policía, es que el sacerdote tras terminar de oficiar una misa le dijo a varias personas que estaban consumiendo licor, entre ellas una menor de edad, que dejaran de beber.

Por esta razón las personas reaccionaron agresivamente lanzándole botellas al sacerdote y golpeándolo con puños y patadas.

Por la gravedad de las heridas el sacerdote tuvo que ser trasladado al Hospital Cardiovascular de Soacha donde se recupera de golpes en la cabeza y laceraciones en el cuerpo.

Lea también

Hombre mató a machete a mujer en Bogotá

Hombre violó a menor y la grabó