En extrañas circunstancias un menor de edad que había sido raptado en el barrio La Fragüita del sur de Bogotá apareció varias horas después en la estación de TransMilenio de La Hortúa, de la mano de una habitante de calle.

La madre del niño de 5 años lo había dejado en la puerta de la casa junto con su hermana, mientras iba a dejar el vehículo a las 5 de la mañana en un garaje cercano a su casa, en La Fragüita, según contó a Noticias Caracol.

Al volver, el niño no se encontraba con su hermana. "La niña llorando me dice que una señora le dio un dulce al niño, lo alzó y se lo llevó. A la niña le dijo: ‘Vamos, camine para donde la Policía’, pero la niña le respondió que no. La señora, además, se iba a entrar a la casa y la niña no la dejó”,  relató la mamá.

Luego de la búsqueda desesperada del paradero de su hijo, este apareció varias horas más tarde en la estación de La Hortúa, siendo cargado por una mujer que le había cambiado su ropa por prendas en mal estado y quien se trataría de la habitante de la calle que lo raptó.

La madre del niño destacó que la ropa que le habían cambiado a su hijo "olía a feo". " La señora me dice que ese niño no es mío, pero ella lo tenía tapado. Cuando yo lo destapo  evidentemente sí era mi niño. Él se viene a mí y yo lo cojo", remató.

Según el diario El Espectador, la madre del menor debió darle un pago de 20.000 pesos a la mujer con la que se encontraba su hijo para que esta se lo devolviera. Las autoridades aseguraron que este caso no fue reportado.