Hasta para recibir su certificado de defunción tuvo que esperar el agricultor Manuel de Jesús Pedroza Ascanio, quien falleció ahogado en un pozo en zona rural de Valledupar, el pasado miércoles 17 de agosto.

El hombre de 45 años de edad fue hallado muerto por los habitantes del corregimiento La Mesa- Azúcar Buena, al noroccidente de la capital del Cesar flotando en el agua.

De acuerdo con el diario El Pilón, los familiares del fallecido acudieron a la Policía, quienes al parecer no se encargaron del levantamiento del occiso . “Nadie en la estación quiso moverse para recoger el cadáver, nos tocó a nosotros irlo a buscar donde estaba tirado en el agua”, dijo Baldomero Moreno, sobrino de la víctima.

El cádaver comenzó entonces una travesía en moto desde la vereda hasta la la morgue de Medicina Legal en Valledupar.

A su llegada al Instituto Forense allí les informan a los dolientes que no podían recibir el cadáver sin el llenar los requisitos que debían hacer los peritos de la Sijín de la Policía o del Cuerpo Técnico Investigativo de la Fiscalía.

Mientras la inspección técnica llegaba el muerto tuvo que esperar por varias horas en una de las sillas de espera ubicadas en las afueras de Medicina Legal causando todo tipo de comentarios e impresiones en las personas que ingresaban por la zona de urgencias del hospital Rosario Pumarejo de López.

Finalmente a las 9:30 p.m. la Unidad Criminalística de la Sijín de la Policía pudo realizar levantamiento del cuerpo sin vida. 

PUB/L.R.

Lea también:

Viajó 60 kilómetros muerto en un bus en Atlántico sin que nadie se percatara del hecho

¡Increíble! Empleado de cementerio y familiar se toman foto con cuerpo momificado

Joven en Duitama murió por gas lacrimógeno: Medicina Legal