La buena salud oral de Miguel Antonio Celín Martínez y el hecho de que nunca sale a la calle sin su cepillo de dientes impidió que este hombre muriera baleado, el pasado martes, 22 de agosto, en Barranquilla.

De acuerdo con el diario Al Día, en horas de la noche, el hombre, que se dedica a lavar buses, impidió que su hija de 18 años fuera atracada por delincuentes cuando fue a cambiar un billete de 10 mil pesos, en una tienda del barrio Santo Domingo.

La víctima vió como a su hija la abordaron los ladrones, le jalaron el cabello para quitarle el celular, mientras que dos hombres lo inmovilizaron tirádolo al suelo.“Cuando caí al piso uno de los delincuentes sacó un revólver y me disparó en dos ocasiones. El primer tiro logré esquivarlo estando tirado en el suelo boca arriba. Cuando intenté levantarme me hizo un segundo disparo. La bala perforó una mochila que yo llevaba, y se estrelló con un portacepillo que estaba adentro. Solo sentí un ‘quemón’ en la espalda. Afortunadamente la bala no ingresó, porque el portacepillo le restó velocidad y dirección”, contó Miguel Antonio Celín a Al Día.

Ante los disparos la comunidad salió a perseguir a los ladrones quienes lograron huir en medio de la noche.

Afortunadamente el hombre solo sufrió una laceranción menor y fue atendido en el Hospital San Ignacio, donde fue dado de alta al día siguiente.

El barrio Santo Domingo en Barranquilla se ha convertido en uno de los sectores donde más registran atracos en la capital del Atlántico.

PUB/L.R.

Lea también:

Niña cae del cuarto piso de un edificio y se recupera en Barranquilla

Usaban a un tierno perro beagle para atracar veterinarias en Barranquilla

Con entrega de ramo de flores engaña a mujer para atracarla en Sincelejo