“Sin recursos” para atender las necesidades de los cientos venezolanos y colombianos que retornaron del hermano país, así se han declarado los alcaldes de los municipios del sur del Atlántico.

Ante la reapertura de la frontera las autoridades han registrado una masiva llegada de migrantes a Barranquilla y sus poblaciones rurales. “Algunos tienen la fortuna de llegar en bus, pero otros llegan a pie, en trochas, sin víveres y buscando apoyo de conocidos que tienen en los pueblos”, cuenta Luis Garzón, vendedor ambulante colombiano, que acabó de llegar de Venezuela a Barranquilla.

Garzón es solo una muestra de las más de 10 mil personas que han llegado al departamento del Atlántico en tan solo tres meses. “Allá ya no hay oportunidades y se vive mucha hambre porque escasea la comida y por eso me devolví”, cuenta el vendedor.

Tan solo a Sabanalarga han llegado cerca de 2.500 migrantes. Freddy Castro, representantes de la Unidad de Victimas en Sabanalarga señaló que han ingresado alrededor de   472 familias, mientras que en otros corregimientos se han instalado cerca de 600 para un total de 1.072 familias.

Campo de la Cruz es otro de los municipios que se ha convertido en un principal receptor de familias colombo venezolanas. “El tema es que no tenemos como brindarle empleo a todos estos ciudadanos, no hay como darles alimentos en especial a los niños que llegan con problemas de desnutrición”, indicó el alcalde del municipio José de León Marenco, quien además agregó que hasta la fecha la población ha recibido a 2.500 personas provenientes de Venezuela.

Hasta el corregimiento de Candelaria reportó la llegada de 1.500 personas que buscan desesperadamente opciones de empleo, vivienda y alimentación. “La situación ya es preocupante en el sur del Atlántico y por ello vamos a comenzar a implementar medidas para acoger a estos migrantes que están llegando”, expuso Guillermo Polo, Secretario de Gobierno de la Gobernación del departamento.

Anuncian censo

La Gobernación del Atlántico informó que con la Cancillería se viene trabajando en la realización de varios censos, a través de unas ferias que se han organizado en diferentes áreas del Sur del Atlántico. “Lo primero es asegurar la atención en salud y educación para los niños de familias colombianas y en ello los registros calificados por la cancillería son fundamentales”, explicó Polo.

Con estos censos se espera determinar el número de migrantes, sus identidades y cuántos son colombianos o ciudadanos del vecino país.

Por su parte, el Gobernador del Atlántico Eduardo Verano declaró que espera que las personas recién llegadas " ayuden a hacer los censos para saber exactamente su situación y poderlos apoyar y ayudar a darles todas las facilidades en materia de salud, educación y también de identificación. Tratar de ayudarlos para que puedan definir su situación".

El método que está implementando la Gobernación se realiza a través del perifoneo en diferentes municipios. Las autoridades advierten que este censo no es un “engaño para deportarlos”, sino una posibilidad para identificar cada caso y brindar las ayudas necesarias para su reubicación.

Según cifras de Migración Colombia más de 120 mil ciudadanos venezolanos han ingresado a Colombia desde la reapertura de la frontera por los seis Puestos de Control Migratorio del país.

Crean Centro para el Migrante

Como una estrategia para atender las necesidades de la población que arriba al departamento, fue firmado un acuerdo para impulsar la construcción del Centro de Atención Integral para migrantes que contará con el apoyo de la Alcaldía de Soledad, la Cancillería y Migración Colombia.

El Alcalde de Soledad Joao Herrera reportó la llegada de 3.500 personas procedentes de Venezuela y entregó maquinaría para la dotación de una ladrillera que beneficiará a 30 migrantes colombianos con apoyo de la Cancillería. “Soledad es el único municipio que en su Plan de Desarrollo concibió estrategias para recepcionar a los retornados y apoyarlos para que sean productivos”, dijo Herrera.

“Soledad tuvo la iniciativa para apoyar este proyecto, cuyo propósito es transformar seres humanos. La Alcaldía está haciendo la tarea de mejorar el registro de los retornados para saber en realidad cuántos hay y poder llegar a ellos con propuestas, para impactar su realidad con Sisbén, escuelas y la restitución de sus derechos”, señaló Guillermo Polo.

La maquinaria será entregada en comodato a Pastoral Social, quien será el operador del proyecto de la ladrillera, una oportunidad para 89 retornados esperan mejorar su calidad de vida, tras regresar de Venezuela al Atlántico.      

Apoyo del ICBF

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en coordinación con la Alcaldía de Sabanalarga, el Ministerio de Relaciones Exteriores y demás entidades del Sistema Nacional de Bienestar Familiar, llevaron a cabo esta semana una feria para la orientación y acompañamiento a la población deportada de Venezuela y que ha llegado a ese municipio del Atlántico.

Durante la jornada, el ICBF realizó valoraciones nutricionales y psicosociales a cerca de 42 familias, a quienes además se les brindó orientación sobre los servicios a los que pueden aspirar y se remitieron al sector salud los casos que así lo ameritaban.   “Estamos prestos a apoyar y articular acciones para la atención de esta población. Es necesario que las diferentes entidades continuemos trabajando para atenderlos y tratar de solucionar las necesidades más apremiantes” aseguró Héctor Silvera, director Regional.

Lea también:

Día 3 paso frontera Colombia y Venezuela

Tránsito peatonal en reapertura de frontera colombo-venezolana disminuyó 35 %

24 mil personas han cruzado la frontera en el segundo día de reapertura