Indígenas Mouwasira, zona rural de Albania, La Guajira denunciaron este fin de semana que se ha presentado nuevamente el sacrificio de burros para traficar con su piel.

Esta denuncia se ha realizado en varios departamentos de la Costa Caribe donde los traficantes ahora persiguen a los burros sin dueño para apoderarse de su piel, que puede llegar a costar entre 200 mil y 700 mil en el mercado negro.

En junio de este año hubo reportes en Punta Gallinas y Sinamaica donde se registró la pérdida de al menos 30 jumentos. La piel de burro es comercializada por los traficantes hasta Medellín y Venezuela donde adquiere más valor para la elaboración de accesorios en cuero.

Hortensia Cambar, habitante de la ranchería Piedra Blanca, manifestó preocupada al portal Noticia Al Día que “yo tenía ocho burros y de repente desaparecieron dos de la noche a la mañana, caminé como loca buscando por todos lados, preguntando, y nadie me daba razón de mis burros, hasta que yo encontré sus restos aún frescos".

La mujer describió que los traficantes se movilizan en motos para cometer con rapidez sus atroces sacrificios.

En abril de este año el diario El Tiempo denunció otro caso de tráfico de piel de burros en Sucre. La Policía Ambiental de ese departamento declaró que el cuero del animal estaba siendo comercializado al mercado chino para confeccionar objetos de marroquinería. Campesinos de Toluviejo, Sincelejo, Los Palmitos y San Onofre registraron la desaparición de más 50 animales de sus corrales.

El caso está siendo investigado por autoridades ambientales de la región.

PUB/L.R.

Lea también: